¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLITICA DE COOKIES

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador–Obesia.com no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: La Web de Obesia.com puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de Obesia.com, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con Obesia.com en el correo

Veronica Lake 1

Galería fotográfica y biografía de Veronica Lake (1922-1973). Primera parte.

Una de las presencias más despampanantes (a pesar de su corta estatura) que ha conocido el cine de los años 40.

Verónica Lake nació el 14 de noviembre de 1922 (otras fuentes lo datan en 1919) en Brooklyn, Nueva York (Estados Unidos).

Se llamaba Constance Frances Marie Ockelman, largo nombre que recortó por el de Constance Keane, adoptando así el apellido de su padrastro Anthony.

La bella Constance, que a finales de los años 30 ya vivía en pleno Beverly Hills, firmó un contrato con la Paramount después de pasar por varios estudios con escasa fortuna (la RKO, la Metro..).

En el estudio de Adolph Zukor consiguió que en un corto período su glamour y atractivo brillaran en todo su esplendor.

En la película de Mitchell Leisen “Vuelo De Águilas” (1941) el productor Arthur Hornblow Jr. le sugirió que se cambiará de nombre, naciendo así Verónica Lake.

Después de rebautizarse, Verónica adquirió el estatus de estrella que tanto andaba buscando desde sus inicios como actriz en la Bliss Hayden School of Acting con títulos tan destacados como “Los Viajes De Sullivan” (1941), película dirigida y escrita por Preston Sturges con Joel McCrea en los créditos; o “Me Casé Con Una Bruja” (1942), fantasía de humor y romance de Rene Clair, basada en un texto de Thorne Smith, con el co-protagonismo de Fredric March, en la que interpretó el personaje de Jennifer. Eran divertidas comedias en las que la rubia actriz demostraba con creces sus innatas dotes para el humor (dotes posteriormente poco aprovechadas).

Su popularidad introdujo una nueva moda en el peinado de las mujeres de la época.

Su turbadora y larga melena dorada acostumbraba a caer encima de la parte derecha de su cara ocultando muchas veces el ojo.

Este estilo de peinado fue imitado por gran parte de la poblacion femenina no sólo americana, sino del todo el mundo.

Para la población masculina su belleza no pasó inadvertida y fue admirada por multitud de hombres, entre otros, el poderoso magnate Howard Hughes y el director André de Toth (nacido en 1913).

Con este último contrajo matrimonio en 1944 (anteriormente había estado casada con el director artístico John S. Detlie durante 3 años, desde 1940 hasta 1943).

Para De Toth interpretó dos títulos, el western “La Mujer De Fuego” (1947) y “Furia Del Trópico” (1949).

En el año 1952 se divorciaron.

En su mejor momento, Veronica protagonizó una serie de films negros al lado de otra estrella de la época, Alan Ladd, entre los que destacan “La Llave De Cristal” (1942), “Fantasía De Estrellas” (1942), “Contratado Para Matar” (1942), film que adaptó una novela de Graham Greene, o “La Dalia Azul” (1946), película dirigida por George Marshall, con guión del escritor Raymond Chandler, en la que Ladd era acusado de matar a su mujer, interpretada en el film por Doris Dowling.

Parecía imparable la carrera cinematográfica de Veronica Lake pero tristemente los buenos papeles dejaron de llegar y su vida fue lentamente alejándose de los rodajes y buscando un refugio de consuelo: la bebida. Sus problemas con el alcohol estaban a la orden del día con constantes disturbios que le condujeron al definitivo ostracismo.

Acabó trabajando de camarera en un hotel de mala muerte.

En el año 1955 se casó por tercera vez.

El afortunado fue el compositor musical Joseph A. McCarthy.

Tras este nefasto y largo periodo, a finales de los 60 intentó un tímido regreso a las pantallas pero con nula fortuna, muriendo a la temprana edad de 50 años a causa de una hepatitis.

Era el 7 de julio de 1973 y una de las actrices más bellas había desaparecido para siempre, dejando viudo a su último esposo, el marino Robert Carleton Munro. Fue incinerada.

Veronica tuvo cuatro hijos.

Dos con su primer marido, John S. Detlie: Elaine (nacida en el año 1941), quien se hizo llamar Anie Sangge cuando se unió al movimiento religioso Subud, y William, quien sólo vivió unos días tras su nacimiento en 1943.

Los otros dos los tuvo con André De Toth: Michael (1945) y Diana (1948).

Fuente del texto: AlohaCriticón

  • Visto: 415

Licencia de Creative Commons Obesia es una página de Gonzalo Obes bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-Compartir Igual 4.0 Internacional LicenseSin embargo esta licencia no se extiende a los artículos o imágenes de terceros, cuyas normas son las suyas propias, por favor póngase en contacto con los autores respectivos.
Los nombres de los autores aparecen en el pie de cada imagen o al final de cada artículo, si no es así, se debe a que es un dato que desconocemos, así que si algún autor la ve aquí le rogamos que se ponga en contacto Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para hacerlo figurar o para borrarla si es su deseo, porque nos encanta reconocer a los autores, es justo.