¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLITICA DE COOKIES

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador–Obesia.com no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: La Web de Obesia.com puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de Obesia.com, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con Obesia.com en el correo

Ted Nugent

Biografía de Ted Nugent

Una guitarra incendiaria que se abalanza sobre el público y una rabiosa voluntad de potencia sonora: ciertamente, Ted Nugent no se echa atrás cuando se trata de hacer un rock tan duro como pesado. No tiene preocupaciones intelectuales: en él todo es pasión, movimiento, vitalidad y acción. Sus ideas sobre el rock siempre han sido sencillas y directas, a veces incluso un poco banales, pero, sin duda, fascinantes para los millones de fans que sobre todo en Estados Unidos lo llevaron al éxito. Un gran público que en 1981 decretó el triunfo del álbum 'Intensities in ten cities', grabado en directo durante una gira y que recoge los mejores conciertos dados, como indica el título, en diez ciudades.

En todas las entrevistas que ha concedido, Nugent siempre se ha definido como un músico perdido en su propia música, con pocos (incluso poquísimos) intereses extramusicales, ni siquiera la lectura («¿Qué es eso de un libro?» declaró en una ocasión). En 1975, a principios de su carrera solista, si se le preguntaba qué era el rock respondía: «¿Qué demonios quieres que sea? No es precisamente una música para intelectuales delicados que no saben donde poner las manos y se maravillan de todo lo que los rodea. Para mí, el rock es una experiencia total: es sudar en el escenario, cuando los oídos retumban por el volumen del sonido. Y luego es sexo: lucirse ante las mujeres, ligárselas en el coche, beber unas latas de cerveza mientras la radio emite tus canciones favoritas. Eso es el rock. Todo lo demás, es paisaje: si alguien quiere pararse a mirarlo, me parece muy bien, pero el auténtico plato fuerte es algo más sustancioso.»

De lo sustancioso del plato de Nugent, dan fe los millones de fans que compran sus discos y que abarrotan sus conciertos. Para Nugent, ésta es una pasión seria y profunda, que administra con sabiduría. Una evidencia de su talento se dio en 1989, cuando el guitarrista, ansioso por cambiar de ruta, aunque no de forma radical, retiró su nombre de la escena para formar los Damn Yankees, grupo duro como pocos, en el que Nugent juega a ser «uno de tantos». Y el resultado de este cambio no tardó en llegar: el primer disco de este grupo conquistó el doble álbum de platino, un hecho que demuestra que el guitarrista de Detroit no ha perdido su «toque mágico» a pesar de que ya tenía entonces más de cuarenta años.

También en su única afición no musical Nugent se ha rodeado de una peculiar teoría. Él, famoso cazador, uno de los fundadores de la asociación americana de caza con arco, nunca ha mantenido en secreto esta pasión. Y cuando en Estados Unidos un grupo de artistas fundó una liga vegetariana, Nugent reaccionó airadamente: «¿Pero qué demonios pretende esa gente? Cuando oigo hablar de cantantes como Belinda Carlisle y Chrissie Hynde, esas patéticas militantes vegetarianas, me entran ataques de risa por la pobreza de sus argumentos. ¿Qué tienen contra la caza? ¿Acaso el jaguar no caza al antílope? Yo sé que la caza es una necesidad y que, por lo demás, es fascinante.»

Este es Ted Nugent: un tipo que provoca aceptaciones incondicionales o rechazos absolutos, no hay término medio ya que él tampoco tiene término medio. Para Nugent el rock es un camino, hermoso o brutal, que sigue sin vacilaciones.

Ted Nugent empezó a recorrer esta ruta en Detroit, donde nació el 13 de diciembre de 1948. De modo que su ciudad es la legendaria «Motortown», que ha desarrollado un papel fundamental en la industria automovilística, pero también en la música: el soul de la Tamla Motown y el rock brutal de Iggy Pop, The Stooges y MC5.

A los doce años Ted seguía todas las incidencias del mundo del rock, e incluso a esa edad tan temprana formó su primer grupo, The Royal High Boys, al que siguió The Lourdes. A los dieciséis años ya estaba actuando en el famoso local «Cobo Hall», entreteniendo al público antes de que salieran al escenario los cantantes más famosos (The Supremes, The Beau Brummels, etc). Pero el joven Ted quería algo más. En 1965 se trasladó a Chicago y decidió dedicarse seriamente a la música para formar los Amboy Dukes, la primera banda importante de su carrera. Sin embargo, el proyecto del grupo no estaba muy claro; sus miembros eran demasiado jovenes y también la escena musical de aquellos años era demasiado voluble. En efecto, en aquel período, Estados Unidos tenía la fortuna de presenciar una de sus mayores renovaciones musicales y para quien no tenía las ideas claras (como el Nugent de entonces) el hecho podía ser un problema.

Desde 1967 hasta 1975 los Amboy Dukes trabajaron mucho, obtuvieron más de un hit, como con 'Journey to the center of the mind', pero el gran éxito no les tocó. Respecto a aquella época, Nugent recuerda: «The Amboy Dukes fueron muy importantes para mí, pero era normal que no triunfásemos. Nos faltaba entonces experiencia..., aunque por lo menos yo la adquirí en aquel período. Eramos decididos, pero no lo suficiente.»

Durante aquel aprendizaje Nugent se curtió tocando numerosas canciones de los Rolling Stones, aceleradas versiones de 'Baby please don’t go' de los Them (publicada en el primer disco de los Amboy Dukes), de 'I feel free', de Cream, y de 'It’s not time', de los Who. 'The Amboy Dukes', del año 1968, 'Journey to the center of the mind' (1968) y 'Migration' (1969) fueron los álbumes de aquel primer período lleno de creatividad, pero también de contradicciones... En los años setenta, los Amboy Dukes grabaron también un par de álbumes con la Discreet Records de Frank Zappa: 'Call of the wild' y 'Tooth, fang & claw' (ambos de 1975). Pero todos estos discos pasaron inadvertidos (si se excluye a cierto número de fans que Nugent ya se había ganado), aunque contribuyeron a la transformación definitiva de lo que sería la futura máquina de fuego sonoro llamada Ted Nugent. En efecto, cada vez con mayor frecuencia, el guitarrista y cantante se inclinaba hacia un sonido pesado que se basaba en la máxima libertad de su guitarra, desarrollada a través de una infinidad de solos, sobre un tapete rítmico que machacaba cualquier incertidumbre.

En 1975 Nugent se separó de los Amboy Dukes y firmó un contrato con el sello Epic, publicando después su primer álbum. Cada detalle fue estudiado meticulosamente: la promoción supuso una inversión colosal y muy pronto el disco entró en las listas, alcanzando altas posiciones gracias a una intensa gira de conciertos. De esta forma, Ted Nugent se convirtió en un personaje conocido en todo el país; los adolescentes cayeron subyugados por su música potente y metálica y también por su imagen exuberante: Nugent corría por el escenario, saltaba, sudaba a mares en una compenetración total, física y mental, con el rock.

En 1976 el álbum 'Free for all' (con Meat Loaf como el vocalista invitado) confirmó su éxito, pero fue en 1977 cuando el huracán Nugent alcanzó su máxima velocidad... 'Cat scratch fever' es la obra maestra del guitarrista: todas las canciones del álbum tienen un efecto devastador a pesar de su aparente sencillez. La gran gira de 1978 terminó con la publicación del 'Double live Gonzo!', disco doble que, sin embargo, no logró transmitir la atmósfera explosiva de aquella gran serie de conciertos del Ted Nugent Tour, una gira que significativamente se presentaba con las siglas «TNT».

Aprovechando el éxito de su música, Nugent desarrolló una gran campaña de promoción que todavía le dio más fama. En 1978 se tomó unas vacaciones en Alaska y luego en África, donde participó en un safari. Durante dos semanas vivió como siempre había soñado: rodeado de fusiles. De esta manera, cuando regresó no tuvo dudas sobre cómo sería la portada de su siguiente álbum: él mismo con una guitarra en forma de cañón en el momento de disparar... Era 'Weekend warriors' (1978), disco que fue seguido por 'State of shock' (1979).

Ambos álbumes permanecieron mucho tiempo en la zona más alta de las listas y contribuyeron a la definición del género del heavy metal, que estaba surgiendo en Gran Bretaña en aquel mismo momento. Los ochenta se iniciaron para Nugent con igual intensidad, pero con algunos problemas: a excepción del ya citado 'Intensities in ten cities' (1981), en efecto, 'Scream dream' (1980), 'Nugent', de 1982, y 'Penetrator' (1984) confirmaban el estilo músico pero marcaron un progresivo descenso en las ventas, provocado por la excesiva repetitividad de sus fórmulas y por apariciónes de nuevos talentos en el sonido «pesado» (Van Halen, por ejemplo) que se inspiraban precisamente en Nugent.

En este punto, el guitarrista ralentizó un poco sus actividades y cambió de compañía discográfica (sin bajar el volumen del sonido por supuesto). Evitó las giras continuas y los discos anuales y se hizo desear por el público. La estrategia resultó acertada: 'Little miss dangerous' (1986) e 'If you can’t lick’em... lick’em' (1988), fueron premiados por el éxito. Además, Nugent participó en un capítulo de Miami Vice (en un papel de asesino a sueldo).

Finalmente, en 1989 fundó el grupo Damn Yankees, enésima transformación de un músico arrollador. Con esta banda el guitarrista se pudo «esconder» en un grupo sin renunciar a su personalidad ni mucho menos dejar de ser un líder.

Pagina Oficial: Ted Nugent
Fuente del texto: Historias de Rock

0
0
0
s2sdefault

PUEDES SEGUIRNOS EN

 

AVISO DE COPYRIGHT
Los nombres de los autores aparecen en el pie de cada imagen o al final de cada artículo, si no es así, se debe a que es un dato que desconocemos, así que si algún autor la ve aquí le rogamos que se ponga en contacto Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para hacerlo figurar o para borrarla si es su deseo, porque nos encanta reconocer a los autores, es justo.