¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLITICA DE COOKIES

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador–Obesia.com no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: La Web de Obesia.com puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de Obesia.com, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con Obesia.com en el correo

La campaña del Norte de África

A partir de junio de 1940, la Campaña del Norte de África se llevó a cabo en el transcurso de tres años, las fuerzas del Eje y los Aliados se empujaban de nuevo otros y hacia atrás a través del desierto en una serie de ataques y contraataques. Libia había sido una colonia italiana desde hace varias décadas y las fuerzas británicas habían estado en el vecino Egipto desde 1882. Cuando Italia declaró la guerra a los Aliados en 1940, los dos ejércitos empezaron escaramuzas casi de inmediato. Una invasión italiana de Egipto en septiembre de 1940 fue seguido por un contraataque de diciembre, donde las fuerzas británicas e indias capturaron a algunos italianos 130.000. La respuesta de Hitler a esta pérdida fue enviar en el recién formado "Afrika Korps", dirigido por el general Erwin Rommel. Varios brutal largo, empuja hacia atrás y adelante a través de Libia y Egipto llegaron a un punto de inflexión en la Segunda Batalla de El Alamein a finales de 1942, cuando el Ejército británico teniente general Bernard Montgomery octava estalló y expulsaron a las fuerzas del Eje todo el camino de Egipto a Túnez. En noviembre, las fuerzas británicas y norteamericanas desembarcaron miles de soldados en el norte de África occidental en la Operación Torch, que se unieron al ataque, con el tiempo ayudando a forzar la rendición de las tropas del Eje restante en Túnez en mayo de 1943, poniendo fin a la Campaña de África del Norte.

El anterior texto, así como la mayoría de los pies de fotografía estan traducidos automáticamente, pero creemos que se entienden bastante bien.

Cuantas disposiciones haya sido adoptadas antes del contacto con el enemigo forman parte de la estrategia. Todo lo que siga al primer sablazo es ya táctica.

Hasta aquí la consideración general. Ahora expongamos un caso concreto que nos ayudará a entender el distingo en acción. El caso escogido es una bien conocida batalla de 1942, que marcará el límite de máxima extensión de las fuerzas del Eje en África. Se trata de la primera batalla de El-Alamein.

La guerra en el norte de África fue un ir y venir de ejércitos entre Tripolitania, Cirenaica y Egipto Occidental, al albur de las ocasiones que se les iban presentando a los generales aliados, y el baile siendo ritmado y condicionado por las disponibilidades de recursos de los que podía hacer uso Rommel, el general alemán al que los soldados apodaban El Zorro del Desierto, por la inteligencia y sagacidad de sus movimientos. El Afrika Korps que él dirigía, a pesar del lastre que suponían las anticuadas divisiones italianas, menoscabadas sus posibilidades por sus déficits de la logística y sus carencias en medios de locomoción, era dueño de la inciativa en el combate, y ya fuera en la defensiva como atacando, lograba batir a las fuerzas aliadas.

Así se llegó, durante el verano de 1942, hasta las posiciones de El-Alamein, un apeadero de tren en el punto más angosto de la llanura costera, que quedaba bloqueada al sur por la depresión de Qattara. En este punto se pararon los aliados y se atrincheraron; en este punto agotó su empuje el ejército del Eje; los panzers alemanes tuvieron que detener su arrollador avance ahí.

Si hasta entonces la guerra había sido un continuo ir y volver siguiendo el eje Este-Oeste a lo largo de la costa, ahora los ejércitos se enfrentaban sin grandes posibilidades de maniobra: el italo-alemán agotado por la larga carrera, el británico agotado, exhausto y aferrado a una posición que, sabía, era la última que podía proteger Egipto (o mejor dicho: la Base Naval de Alejandría –elemento crucial para la guerra naval en el Mediterráneo– y el Canal de Suez –hilo umbilical de las colonias de Asia con la metrópolis–).

Auckinleck, el general al mando inglés, determinó cambiar las reglas de juego. Hasta entonces sus tropas (mandadas por generales más o menos competentes, O’Connor, Wawell, Ritchie…) habían tratado de luchar a la manera alemana (esto es: guerra de maniobra por los amplios espacios abiertos del desierto líbico), resultando siempre vencidos (o no acabando de ganar del todo nunca) en razón de la superioridad táctica que una y otra vez demostraban los aguerridos soldados alemanes. Auckinleck, sin embargo, dispuso en torno a El-Alamein una defensa constituida por sus fuerzas repartidas sobre el campo de batalla de forma que constituyeran núcleos de resistencia autónomos y mutuamente respaldados con espacio entre ellos para que pudiesen maniobrar entre ellos tanto las fuerzas blindadas alemanas como la reserva móvil con que esperaba contra-atacar. El dispositivo defensivo británico, así, formaba una malla de núcleos apoyados en el terreno con la misión de ser capaces de defenderse de ataques provinientes de cualquier flanco, no necesariamente por el frente propiamente dicho.

El General Auckinleck, en el ejercicio de su mando, dispuso las fuerzas disponibles para dar una batalla de desgaste, en el fondo bastante clásica y según las enseñanzas de 1916, entre la infantería fuertemente atrincherada con apoyo ingente de artillería de campaña y las fuerzas acorazadas del enemigo, reservándose sus propias divisiones blindadas para, en un asalto posterior al primer choque, liderar la carga (a modo de la caballería clásica) para acabar de dislocar el dispositivo enemigo y alejar (o terminar con) la amenaza que se se cernía sobre Alejandría y El-Cairo.

La estrategia de Auckinleck, su planteamiento y las órdenes que dio afín de recibir el empuje alemán, fueron básicamente acertadas. Hasta aquí la estrategia.

Cuando las divisiones italo-alemanas fueron reaprovisionadas y retomaron el asalto, viéronse sumidas en un laberinto de posiciones intomables entre las cuales echaron a correr, recibiendo fuego a casa paso y desde todos los azimuts, sin lograr desbaratar el sistema defensivo británico, que repelía ataques desde todos los frentes, a la gallarda manera de los cuadros de la época napoleónica. La artillería de campaña y los aciertos de la antitanque atajaron la punta de lanza alemana. El entramado artillero, protegido por la infantería, cortó en seco su empuje.

Y siguieron luego las brigadas motorizadas inglesas que empujaron a las fuerzas atacantes y desbarataron el frente de divisiones de infantería que, carentes de medios de locomoción, poco apoyo pudieron prestar a su punta de lanza blindada. Pero ya todo esto es táctica.

Fue la excelencia estratégica, el modo en que el general dispuso la batalla (escogiendo el lugar, escogiendo el tempo, sorprendiendo al enemigo con un planteamiento diferente al usado hasta entonces), la que venció a la excelencia táctica de los alemanes de Rommel.

Luego llegaría Montgomery. Y en octubre se libró la segunda batalla del El-Alamein, con la rotura del frente definitiva que acabaría de dar un vuelco a la guerra en el desierto.

0
0
0
s2sdefault

PUEDES SEGUIRNOS EN

 

AVISO DE COPYRIGHT
Los nombres de los autores aparecen en el pie de cada imagen o al final de cada artículo, si no es así, se debe a que es un dato que desconocemos, así que si algún autor la ve aquí le rogamos que se ponga en contacto Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para hacerlo figurar o para borrarla si es su deseo, porque nos encanta reconocer a los autores, es justo.