¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLITICA DE COOKIES

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador–Obesia.com no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: La Web de Obesia.com puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de Obesia.com, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con Obesia.com en el correo

Perdido en Madrid durante la Guerra Civil

Colección de fotografías del patrimonio perdido de Madrid durante la Guerra Civil. La contienda destruyó todo tipo de edificios emblemáticos: iglesias, palacios, fortines y recintos deportivos
Fuente: El País

El Frontón Recoletos, frente a la Biblioteca Nacional, se inauguró en febrero de 1936. ALEJANDRO ALMAZÁN PECES ARCHIVO PANDO / INSTITUTO DEL PATRIMONIO NACIONAL DE ESPAÑA

La cubierta laminar del antiguo Frontón Recoletos, obra del ingeniero Eduardo Torroja (autor del edificio junto al arquitecto Secundino Zuazo), era un prodigio estructural único en su época, según los especialistas. En la imagen, la cubierta en pleno proceso de construcción. ALEJANDRO ALMAZÁN PECES ARCHIVO PANDO / INSTITUTO DEL PATRIMONIO NACIONAL DE ESPAÑA

Los bombardeos durante la Guerra Civil dañaron gravemente el edificio. Fue reconstruido, pero con otra cubierta más barata. En la imagen, el interior del frontón antes de su destrucción. ALEJANDRO ALMAZÁN PECES ARCHIVO PANDO / INSTITUTO DEL PATRIMONIO NACIONAL DE ESPAÑA

El palacio del Marquesado de la Torrecilla, en la calle de Alcalá, fue construido en la primera mitad del siglo XVIII por el arquitecto Pedro de Ribera, autor también del puente de Toledo o el cuartel del Conde Duque. El palacio fue posta de Correos, sede del Círculo de Bellas Artes y del Centro Asturiano. Durante la Guerra Civil fue víctima de bombardeos tan intensos (por estar justo al lado de la sede de la Junta de Defensa) que solo dejaron en pie su fachada (fotografía de la izquierda). Después de la guerra, el edificio se incorporó al contiguo Ministerio de Hacienda, pero conservando una parte de la fachada, que hoy corresponde al número 5 de la calle de Alcalá (imagen de la derecha). INSTITUTO DEL PATRIMONIO CULTURAL DE ESPAÑA / RAÚL CANCIO

La Iglesia del Buen Suceso se trasladó en la década de 1860 desde su ubicación original en la Puerta del Sol a la confluencia entre las calles de la Princesa y de Quintana. En la imagen, la obra de Agustín Ortiz de Villajos. J. LAURENT ARCHIVO RUIZ VERNACCI / INSTITUTO DEL PATRIMONIO NACIONAL DE ESPAÑA

La iglesia fue saqueada y quemada en julio de 1936. Después, se convirtió en objetivo de las tropas franquistas por albergar un cuartel miliciano. El primer bombardeo, a primeros de noviembre, destrozó el lateral izquierdo (como se puede ver en la imagen). Dos semanas más tarde, impacto directamente y causó mayores destrozos. Después de la guerra, "intereses financieros frenaron la recuperación del edificio", escribe la profesora María Andrés Urtasun en el libro 'Arquitectura perdida. Madrid (1931-1939)'. ARCHIVO ROJO / ARCHIVO GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN

El Cuartel de la Montaña (a la izquierda, al fondo de la fotografía), se construyó en 1860, con dinero procedente de la venta de bienes eclesiásticos, en el promontorio más occidental de la montaña de Príncipe Pío.

"Era el cuartel de la Montaña un enorme edificio de tres plantas y dos patios principales y otro de servicio, lo que le permitía albergar una importante fuerza", escribe Jesús Cantera en el libro 'La arquitectura militar en el reinado de Alfonso XII'. J. LAURENT ARCHIVO RUIZ VERNACCI / INSTITUTO DEL PATRIMONIO NACIONAL DE ESPAÑA

El 18 de julio de 1936 fue el escenario de los primeros combates en Madrid, cuando el general Fanjul se levantó contra la República y se atrincheró allí con 1.500 hombres. Las tropas republicanas asediaron el cuartel, con bombardeo de artillería incluido, hasta que lo tomaron. En noviembre, tras unos días de intenso bombardeo rebelde, fue evacuado. ARCHIVO GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN

Terminada la guerra, la enorme parcela sobre la montaña de Príncipe Pío estuvo prácticamente abandonada durante décadas (hubo un proyecto frustrado para construir una gran sede de Falange Española y llegó a albergar en una parte unas canchas deportivas). A finales de los años sesenta se decidió instalar allí el Templo de Debod, alrededor del cual se construyó un gran parque (en la imagen, a la izquierda). A. F.

La cárcel Modelo de Madrid, construida en Moncloa en la década de 1880, fue la primera que utilizaba en España la arquitectura panóptica, consistente en galerías celulares radiales que confluyen en un rotonda central que permite vigilar desde allí fácilmente todo el edificio sin necesidad de mucho personal. ARCHIVO GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN

Durante la guerra, el edificio cumplía todas las condiciones para ser un fortín militar y su torre era un punto de observación perfecto justo en la línea del frente de la Ciudad Universitaria, lo que le convirtió en un blanco prioritario de la artillería franquista. A finales de diciembre de 1936 ya estaba completamente destruida. GETTY IMAGES

Después de la guerra, en septiembre de 1936, fue demolido lo que quedaba del edificio, y en diciembre de 1943 se colocó la primera piedra del actual cuartel general del Ejército del Aire, en la plaza de Moncloa. SAMUEL SÁNCHEZ

El Instituto Nacional de Higiene Alfonso XIII estaba ubicado en un palacio neobarroco en la Ciudad Universitaria. Creado en 1911, su director fue el premio Nobel de Medicina Santiago Ramón y Cajal. ARCHIVO LOTY / ARCHIVO GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN

En pleno frente de la Ciudad Universitaria, quedó completamente destruido durante la guerra. ARCHIVO GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN

En los años cincuenta, se construyó en el solar que había dejado el instituto el Colegio Mayor José Antonio. A finales de los setenta se reformó para convertirse en el actual rectorado de la Universidad Complutense (en la imagen). CARLOS ROSILLO

En la década de 1920, se levantó en una finca de Moncloa la casa de Francia en Madrid, más conocida como Casa de Velázquez, un gran palacio de tipo barroco español de planta cuadrada con salientes en las esquinas (las torres) y organizado en torno a un gran patio central. La entrada monumental era el pórtico del antiguo palacio de Oñate (del siglo XVII) cedido por el Gobierno español. ARCHIVO LOTY / ARCHIVO GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN

La Casa de Velázquez quedó justo en mitad del frente de Ciudad Universitaria durante la Guerra Civil. En la imagen, el palacio con serio daños al principio de la contienda.

El edificio, completamente destruido al final de la contienda, quedó abandonado durante varios lustros hasta que el Gobierno francés, terminada la Segunda Guerra Mundial y reconstruido su país, sufragó la reconstrucción del edificio. Aunque con numerosos cambios respecto del original. LUIS SEVILLANO

La arquitectura que Madrid perdió bajo las bombas

Durante la Guerra Civil y los convulsos años que la precedieron se destruyeron todo tipo de edificios emblemáticos. Un libro hace inventario de todos ellos

El último día de febrero de 1936 se inauguró en Madrid, entre las calles de Villanueva y del Cid, frente a la Biblioteca Nacional, el Frontón Recoletos. En el partido más emocionante que se jugó aquella tarde, “el veterano Irigoyen [...] batiéndose como en sus años juveniles” venció por 45 a 43, junto al “seguro Ugarte”, a la pareja formada por “el impetuoso Aspiroz y el maestro Zabaleta”. Así lo narraron los periódicos al día siguiente, aunque, más allá de lo deportivo, todas las crónicas insistieron en la espectacularidad del edificio, de moderna y atrevida arquitectura. En ella, destacaba una cubierta de estructura laminar que salvaba “55 metros, con 8 centímetros de espesor solamente, sin ayuda de vigas ni armaduras”, decía una publicación especializada poco antes de su inauguración. Diseñada por el ingeniero Eduardo Torroja (autor del edificio junto al arquitecto Secundino Zuazo), suponía “un alarde estructural único en su época”, vuelve a insistir hoy Cándido López, profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de La Coruña.

Sin embargo, apenas unos pocos meses después de su inauguración, comenzó la Guerra Civil y, con ella, un asedio a la capital durante el que un obús cayó sobre el frontón. El impacto dejó la estructura tan débil que acabó provocando el derrumbe de aquella maravillosa cubierta en el verano de 1939, justo cuando los técnicos trataban de averiguar la mejor manera de reparar los daños. El frontón se rehízo, y volvió a funcionar como recinto deportivo durante décadas hasta su derribo final en 1973 (hoy ocupa su espacio un apartahotel). Pero aquella cubierta nunca se llegó a rehacer porque era muy caro.

Se trata solo de un ejemplo del patrimonio arquitectónico que se perdió en Madrid durante la guerra y los convulsos años que la precedieron. Solo entre 1936 y 1937, el Ministerio de Obras Públicas de la República constató en un informe que el 39% de los edificios protegidos (3.178 de casi 8.000) estaban deteriorados, otros 219 semidestruidos y 146 más totalmente arrasados. Lo recoge la historiadora María Andrés Urtasun en el libro Arquitectura perdida. Madrid (1931-1939) (Y Editorial, 2017), que contiene un minucioso listado de todas las obras devastadas en aquellos años en toda la Comunidad de Madrid, resultado de 15 años de investigación.

Hay memoria de iglesias quemadas por los movimientos de izquierda —como la de San Luis, en la calle de la Montera, muy cerca de la Puerta del Sol—, palacios arrasados por las bombas franquistas —como el del Marqués de la Torrecilla en la calle de Alcalá— o en mitad del fuego cruzado —la Casa de Velázquez en la Ciudad Universitaria, por ejemplo—. Y, entre todas las historias, una conclusión salomónica de la autora: “Ni todo fueron destrozos de los republicanos ni todo de las bombas de los nacionales”. A las destrucciones intencionadas —sobre todo de patrimonio eclesiástico— antes y en los primeros momentos de la guerra, le siguieron a partir de 1937 las de origen militar, la mayoría causadas por la artillería franquista, a lo que se sumaba la situación de abandono y los saqueos por pura necesidad —se quemaron maderas de vigas, puertas y ventanas para combatir el frío—.

Al final, aunque Madrid no quedó completamente arrasado como después acabarían otras capitales europeas en la Segunda Guerra Mundial, sí sufrió una importante pérdida patrimonial. Incluso, en la mayoría de los casos en que se reconstruyeron los edificios, pues fruto de unos trabajos acometidos sin apenas dinero, resultaron en pálido reflejo de lo que habían sido. Sin contar todos aquellos que directamente se perdieron para siempre.

En esta categoría está la Cárcel Modelo de Madrid, ejemplo de la arquitectura panóptica del siglo XIX, consistente en galerías celulares radiales que confluyen en una rotonda central que permite vigilar desde allí fácilmente todo el edificio. O el palacete que acogió la sede del Instituto nacional de Higiene Alfonso XIII, que ocupaba el solar en el que hoy se levanta el Rectorado de la Universidad Complutense. O la basílica de la Virgen de Atocha (entre la avenida de Ciudad de barcelona y el paseo de la Reina Cristina). O el palacio de Santa Elena en el paseo de la Castellana...

Autor: J. A. Aunión

0
0
0
s2sdefault

PUEDES SEGUIRNOS EN

 

AVISO DE COPYRIGHT
Los nombres de los autores aparecen en el pie de cada imagen o al final de cada artículo, si no es así, se debe a que es un dato que desconocemos, así que si algún autor la ve aquí le rogamos que se ponga en contacto Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para hacerlo figurar o para borrarla si es su deseo, porque nos encanta reconocer a los autores, es justo.