¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLITICA DE COOKIES

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador–Obesia.com no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro o la compra..

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

Cookies de terceros: La Web de Obesia.com puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de Obesia.com, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website.

Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con Obesia.com en el correo

Weegee 5

0
0
0
s2smodern

Galería de imágenes del fotógrafo Weegee (Usher Fellig). Quinta parte.

Si a lo largo de la noche se producía un asesinato, un accidente, un robo, una venganza entre grupos mafiosos rivales, un incendio, un robo o una redada de travestis en la ciudad de Nueva York, allí estaba Usher Fellig (1899-1968), más conocido como Weegee, cámara en mano y dispuesto a tomar la primera imagen, incluso antes de que llegara la policía. Su coche era su casa y su base de operaciones, después de conectar la radio con la emisora de la policía que le permitía estar al tanto de todo lo que pasaba en la ciudad a esas horas.

Para completar su trabajo, revelaba las fotografías en el laboratorio que había montado en el maletero extra grande de su coche biplaza. “Guardé todo allí, una cámara extra, los casquillos de las bombillas de flash, una máquina de escribir, botas de bombero, cajas de cigarros, salami, película de infrarrojos y zapatos extras y calcetines. A partir de entonces tuve alas. Ya no tuve que esperar para que el crimen viniera a mí; podía ir tras él”, escribió en su autobiografía. En una máquina de escribir redactaba una nota y la mandaba, junto con las imágenes, a rotativos de la ciudad como el Herald Tribune, el Daily News, el Post o The Sun. Weegee era el más rápido y el mejor reportero gráfico de la ciudad de los años treinta y cuarenta y acabó convirtiendo el crimen en un espectáculo. Fue entonces cuando comenzó a firmar el reverso de sus fotografías como Weegee, el famoso.

Seguro que muchos recordáis la película de Sam Mendes ‘Camino a la Perdición’ (2002). Estaba protagonizada, entre otros, por Tom Hanks y Jude Law. Law hacía el papel de un fotógrafo especializado en asesinatos, que llegaba a la escena del crímen pocos minutos después de que se produjeran.

Pues bien, este personaje estaba inspirado en un fotógrafo real: Usher Fellig, más conocido como Weegee.

El sobrenombre de ‘Weegee’ está muy relacionado con la historia negra que giraba alrededor de este fotógrafo, pues esta no es más que de la onomatopeya de la palabra “ouija” leída en inglés. Y es que se decía que este fotógrafo radicado en Nueva York usaba este método de comunicación con el más allá para informarse y ser el primero en llegar a las escenas de los crímenes, accidentes o cualquier lugar donde hubiese víctimas mortales.

Quizás lo de la ouija no era del todo cierto. Parece más lógico que Weegee consiguiese esta velocidad apareciendo en los lugares de accidentes mortales, incendios o asesinatos por ser, en 1938, el único fotógrafo de la ciudad de Nueva York al que se le permitía sintonizar la emisora de la policía.

De hecho, en su afán desmedido por la autopromoción, Fellig hacía circular entre sus compañeros fotos en las que se veía su cuarto. Una pequeña habitación muy desordenada, llena de fotos y con una emisora de frecuencia corta junto a su cama para escuchar las comunicaciones de la policía.

Su formación fotográfica era nula. Pero con la práctica se fue haciendo a sí mismo hasta tener una técnica propia que le resultaba. Disparaba con una cámara 4×5 Speed Graphic, la más típica en prensa en los años 40. Siempre usaba los mismos parámetros: f/8 y una velocidad de obturación de 1/200 de segundo con un buen flash e incluso un pequeño set de focos situados a tres metros del sujeto a fotografiar.

En la parte de atrás de su coche tenía un pequeño laboratorio fotográfico, en el que rápidamente procesaba las fotografías que minutos después vendía a los periódicos que querían ilustrar en sus páginas el suceso con fotos, sin duda, impactantes.

No sólo hizo este tipo de fotografía, también algún desnudo e incluso participó en algún rodaje de cine. Sin ir más lejos fue el “foto fija” de la película de 1964 de Stanley Kubrick ‘Teléfono rojo, volamos hacia Moscú’ (Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb). Una película que a todos los editores de Xataka Foto nos es familiar por motivos evidentes.

Por cierto, que Peter Sellers se inspiró en el acento de Fellig (tenía acento aleman, pues nació en Austria, concretamente en una zona que ahora es Ucrania) para crear el particular acento del personaje del Doctor Strangelove. Un ex-científico de la alemania nazi reconvertido en asesor del gobierno norteamericano durante la Guerra Fría.

Si os interesa ver más del trabajo de Arthur ‘Weegee’ Fellig, existen varios libros publicados con fotos suyas. El más famoso es The Naked City (1945) que inspiró una película que llevaba el mismo nombre.

Fuente del texto: David Cabezón

0
0
0
s2smodern

Licencia de Creative Commons Obesia es una página de Gonzalo Obes bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-Compartir Igual 4.0 Internacional LicenseSin embargo esta licencia no se extiende a los artículos o imágenes de terceros, cuyas normas son las suyas propias, por favor póngase en contacto con los autores respectivos.
Los nombres de los autores aparecen en el pie de cada imagen o al final de cada artículo, si no es así, se debe a que es un dato que desconocemos, así que si algún autor la ve aquí le rogamos que se ponga en contacto Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para hacerlo figurar o para borrarla si es su deseo, porque nos encanta reconocer a los autores, es justo.